Origen

El origen de la bodega se remonta al siglo XVIII. Aunque la tradición vitivinícola es anterior, es en 1760 cuando nuestros antecesores la conciben como negocio.

La gran riqueza de nuestra bodega es el legado de nuestros antepasados: la tierra y los clones más idóneos, cuya selección ellos realizaron con el paso del tiempo.

Location

El fundador, Antonio Hernández, inició la elaboración de sus uvas y creó, excavando a mano, la bodega subterránea que supuso la génesis de la actual. En aquellas cuevas, que todavía existen hoy pero no dedicadas al que fue su uso durante mucho tiempo, instaló grandes cubas de madera con una capacidad de entre 5.000 y 6.000 litros. Tales eran sus dimensiones que las cubas tuvieron que ser construidas en el interior.

SIGLO XVIII

Location

En el último tercio del siglo XIX el tataranieto del fundador llevó a cabo una reforma de la bodega. Las cubas se renovaron y las instalaciones se actualizaron a las exigencias de los nuevos tiempos.

SIGLO XIX

Location

El abuelo de la generación actual continuaba utilizando procedimientos artesanales: transportaba el vino en camión con botos y pipas y tenía una tienda de vinos en Zaragoza llamada Mi Tienda, la cual ya no existe. Cuarenta años después, los herederos, José Benito Pablo y su esposa Pilar Hernández, adquirieron otra bodega con el fin de mejorar los procesos productivos.

SIGLO XX

Location

Los actuales responsables de la bodega, José Pablo Casao y sus hermanas, construyen la definitiva sobre otra de 1940 adquirida en 1995, a la que incorporan las últimas tecnologías. El objetivo es transmitir en sus vinos las particularidades de cada una de las variedades, de cada uno de los diversos terrenos y del particular microclima.

SIGLO XXI